Anorexia y Bulimia: Los enemigos silenciosos de la adolescencia

Los trastornos alimenticios, como la bulimia y anorexia, pueden afectar a personas de cualquier edad, pero son mucho más frecuentes sobre todo en los adolescentes. La adolescencia es un momento de gran inestabilidad emocional, ya que se producen grandes cambios físicos y psíquicos.

Es la etapa en la cuando empiezan a hacerse preguntas sobre quién soy y quién quiero ser, se comparan con los demás chicos de su edad. Incluso luchan contra su propia imagen. A su vez, empiezan a salir del entorno de la vida familiar para introducirse en la jungla social actual con sus ventajas e inconvenientes.

 

Muchos especialistas consideran que la sociedad actual es responsable en gran parte de la anorexia y la abulimia. Porque vivimos en una sociedad en constatnte cambio y esto se hace muy difícil para las nuevas generaciones. Los medios de comunicación imponen modelos imposibles de alcanzar, las dificultades sociales hacen que se pregunten si podrán tener un trabajo asalariado o si les compensa intentar trabaja por su cuenta por cuenta propia y luchar por sus sueños. Además debemos sumar también los posibles problemas familiares que pueda haber.

La adolescencia se concibe como una etapa de gran relevancia para el ser humano, debido a que comienza a experimentar una serie de cambios físico-emocionales, los cuáles contribuirán a su desarrollo como individuo en la sociedad.

Esto no solo se suscita el crecimiento desmedido en su forma física sino también es el inicio de la mayor preocupación de los padres, porque muchos de sus hijos querrán vivir esta etapa con intensidad sin considerar los peligros que les acechan.

La anorexia y bulimia son uno de esos tantos males que aquejan a la juventud en la actualidad. Debido a que les forja una imagen distorsionada sobre los cánones de belleza, sin considerar el grave daño que resultan estas nocivas practicas alimenticias a la salud.

Los esfuerzos de las autoridades locales para combatir este flagelo son mayores a medida que pasa el tiempo, pero aún siguen siendo inútiles ante el aumento de pacientes menores de 17 años con estas patologías alimenticias de anorexia y bulimia.

Durante años, los medios de comunicación junto con el constante bombardeo de contenidos basura por Internet, se han encargado de mostrarle al mundo, un ideal de mujer absurda e ilógica. En el cuál se es necesario tener ciertos caracteres físicos para “aumentar su autoestima” y seguir un prototipo deseable ante los gustos masculinos. Sin considerar que la belleza es importante pero la buena salud es determinante para gozar de una vida longeva y de calidad.

Todo esto ha generado un impacto negativo en la población femenina, quienes hacen hasta lo imposible por cambiar radicalmente sus cuerpos con cirugías de alta peligrosidad hasta regímenes dietéticos irracionales. Esto puede conllevar a severos trastornos alimenticios e incluso psicológicos.

>>>Puedes saber más sobre este tema en mi post sobre “El Hambre Emocional”.

LAS CAUSAS DEL HAMBRE EMOCIONAL

 

¿Qué es la anorexia y bulimia?

La anorexia es un trastorno alimenticio, el cuál consiste en el miedo infundado por subir de peso, provocando que la persona viva obsesionada con estar “en la línea” sin importar el costo.

Los adolescentes con anorexia padecen un verdadero suplicio a la hora de comer, debido a que según su concepción, creen que engordaran y eso para ellos es fatal. En su mayoría, prefieren no ingerir ningún tipo de alimento o realizarlo en pocas cantidades.

Por su parte, la bulimia también se puede definir como un trastorno alimenticio. Su gravedad es mayor a la anorexia, debido a que se constituye como el conjunto acciones fútiles para adelgazar, las cuáles no solamente dañan emocionalmente al individuo sino fisiológicamente. Esto altera los ciclos regulares para el correcto funcionamiento del organismo, sin tener en cuenta que la falta de minerales y nutrientes que aportan los alimentos. Les debilita su sistema inmunológico y les hace más propensos a cualquier enfermedad.

Mientras que los pacientes con anorexia son asiduos a comer, los bulímicos lo hacen pero grandes cantidades y por periodos cortos de tiempo para después ser expulsados intencionalmente mediante vómitos e ingesta de laxantes.

En algunas ocasiones, todas estas conductas van acompañadas por jornadas excesivas de actividad física junto con largas estancias en saunas, derivado a la preocupación constante por no subir de peso.

Tanto en la anorexia como la bulimia, siempre existen factores psicológicos que inciden directamente en estos comportamientos. Estos factores radican en la falta de autoestima, así como también comunicación intrafamiliar para abordar estos temas tan delicados con madurez e ímpetu.

9 de cada 10 pacientes con estos trastornos alimentos son mujeres menores de 21 años, quienes suelen experimentar sentimientos de ansiedad y culpa, así como también son más propensas a sufrir depresión.

Y es que la cosa no acaba aquí, muchas de estas pacientes también suelen llegar a tener pensamientos suicidas e incluso, atentar contra su propio cuerpo como consecuencia de los altos niveles de vulnerabilidad emocional a los que están sometidas por estos trastornos alimenticios.

Muchas veces estos transtornos está causados por deconocimiento de nociones básicas de nutrición y basan sus actos en mitos que inundan las mentes de los jóvenes.

Para evitar eso he preparado un curso muy completo sobre Alimentación Consciente y Mindfulness. Donde prodrás aprender de forma cierta las nociones básicas y reales de la nutrición mas avanzada actual.

 

No te pierdas este completo curso:

CURSO GRATUITO ONLINE DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y MINDFULNESSEn este curso online de 4 videos GRATIS

>>Pulsa AQUÍ para Ir al curso GRATIS <<

 

¿Cuáles son los síntomas de estos trastornos alimenticios?

Los síntomas que presentan ambas patologías son rocambolescos e irracionales ante la percepción colectiva, debido a que se desvirtúa a uno de los mejores momentos del día como es la comida, convirtiéndolo en una actividad tormentosa.

Al principio pueden confundirse como pequeños altibajos anímicos, los cuáles no merecen de mayor atención porque no se consideran peligrosos ni trascendentales.

Sin embargo, es menester que las autoridades escolares como los padres de familia, estén atentos ante cualquier indicio físico-emocional que pueda significar el padecimiento de estos trastornos alimenticios en las adolescentes.

Delgadez extrema con signos físicos notorios de fragilidad es parte de la sintomatología física de la anorexia. La cuál también corresponde psicológicamente con la obsesión por el peso corporal, estando en constante utilización de básculas o cualquier otro implemento para saber si han engordado o siguen igual.

Muchos pacientes anoréxicos suelen ser bastante quisquillosos con los alimentos, asegurándose de ingerir las cantidades que según ellos son exactas para mantener sus medidas.

Por otra parte, también suelen asilarse de su circulo social para evitar cualquier situación incómoda con los alimentos. Esto pone en evidencia el grave problema que padecen y que en ocasiones por temor a la reacción del entorno, prefieren mantener el silencio.

Asimismo, experimentan constantes estados de cansancio y debilidad físico-mental como consecuencia de la desmineralización del organismo.

En el caso de bulimia, quienes responden a este trastorno alimenticio suelen consumir cantidades desproporcionadas de alimentos en cortos periodos de tiempo. Los cuáles se denominan como atracones, donde denota un alto grado de ansiedad que le impide parar de comer.

De la misma forma, suelen visitar frecuentemente el baño para provocarse vómitos como también evacuaciones intestinales para expulsar todo lo que consumieron, motivado al miedo de ganar peso.

Estos individuos bulímicos suelen tener bajos niveles de autoestima, los cuáles les hacen sentirse tristes y con muchísima vergüenza por su falta de control ante la comida.

¿Cómo podemos combatir la anorexia y la bulimia?

La comunicación.

Una de las mejores tácticas para contrarrestar la propagación de este trastorno alimenticio en las jóvenes adolescentes, es la comunicación constante e intrínseca sobre estos temas. Brindándoles la oportunidad de expresar su opinión sobre su aspecto físico persona, así como también cuál es su ideal de belleza y hasta donde estarían dispuestas a llegar para alcanzarlo.

También es necesario que se refuercen los valores familiares en gran maner. Debido a que muchas de los pacientes con anorexia y bulimia son procedentes de hogares disfuncionales, dónde los padres no dedican el suficiente tiempo a sus hijos para compartir con ellos y brindarles esa seguridad emocional tan necesario para su optimo desenvolvimiento en la sociedad.

 

 

Formar e informar a la colectividad sobre este flagelo es vital, ya que le brinda a la población tanto el conocimiento como las herramientas necesarias para afrontar esta realidad en un ámbito cercano o distante según sea el caso.

Las redes sociales pueden convertirse en un excelente aliado para este fin, considerando el alto alcance de los medios digitales en la actualidad. Así como se bombardea el ciberespacio con contenidos basura poco edificantes para el ser humano. También es necesario que se le brinde una verdadera educación a la juventud sobre lo que realmente son los estándares de belleza física, inculcándoles desde temprana edad, la importancia de quererse como individuos para sentirse plenos consigo mismos.

 

Una nutricón Consciente.

Otras de las formas no solo de combatir sino de prevenir casos de anorexia o bulimia en el futuro, es culturizando a los jóvenes en casa con relación al orden, tiempo y duración de las comidas, pues acá es donde radica parte de este problema.

Garantizarle a tus hijos esa dieta balanceada tan repetida por los nutricionistas, les alejará de las garras de trastornos alimenticios tan dañinos como peligrosos, los cuáles pueden ocasionarles hasta la muerte.

Ofréceles un variado menú con todo tipo de alimentos en su justa medida, permitiéndoles disfrutar de todos los sabores del mundo sin ningún tipo de pudor, porque de esta manera conocerán y aceptarán la multipluralidad del mundo de una mejor manera.

Asimismo, impone disciplina en la rutina domestica, basándote en la importancia de seguir hábitos saludables como respetar los horarios de cada comida, no estar picoteando entre horas y repartir la ingesta de alimentos en un máximo de 5 veces al día.

Mas abajo encontrarás el enlace para realizar el CURSO GRATUITO ONLINE DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y MINDFULNESS.

Gracias.

Espero que este artículo sea útil a todos aquellos ciberlectores que dedicaron su valioso tiempo en este contenido, el cuál fue inspirado en ofrecer tantos a los jóvenes como a esos padres que no saben como abordar esta problemática tan grave.

Si ves a algún joven cercano o foráneo con estas conductas, no le juzgues ni señales porque cada cabeza es un mundo y nadie conoce las goteras de la casa de otro. Trata de entenderle e imponer tu opinión como un consejo acertado para que comprenda, que se está auto flagelando sin razón.

 

No olvides compartir en las redes sociales y así podremos entre todos ayudar a más gente por todo el mundo.

Escribe un comentario y podremos ampliar la información con mucho y seguro que solucionaremos mas problemas 😉

Gracias, gracias, gracias…

 

P.D. No te pierdas este completo curso:

CURSO GRATUITO ONLINE DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y MINDFULNESSEn este curso online de 4 videos GRATIS Aprenderás…

  • Qué es y cómo sanar tu cuerpo con la alimentación consciente y mindfulness
  • Cómo liberar tu cuerpo de toxinas y cómo hacer una correcta combinación de alimentos.
  • ​​Los beneficios de la dieta alcalina y los peligros para la salud de acidificar la sangre.
  • ​​La Des-naturalización de los Alimentos y las consecuencias para la salud

>>Pulsa AQUÍ para Ir al curso GRATIS <<

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Mindfulness en las aulas: Una asignatura imprescindible para el éxito emocional

 

 

Deja un comentario