5 consejos para combatir la ansiedad excesiva sin morir en el intento.

Hoy en día la Ansiedad es uno de los principales problemas de nuestra sociedad. Tanto la ansiedad por la comida como la Ansiedad por motivos o causas emocionales están provocados por esta vida tan ajetreada y alejada de la realidad. En este artículo te voy a explicar sus razones y los 5 consejos para combatir la ansiedad excesiva sin morir en el intento.

Las actividades de la vida cotidiana, siempre nos mantienen en un constante ajetreo, impidiéndonos tomar un pequeño respiro. Tanto para descansar y reflexionar sobre ese ritmo de vida que llevamos como individuos. En la cuál cada día es una verdadera batalla campal para sobrevivir dentro de una sociedad tan competitiva como nociva.

El modelo socio-económico que enmarca a la globalización es el causante del imperante hambre emocional que padece la ciudadanía desde varios años. Debido a que les brinda la oportunidad a los más desfavorecidos de cumplir sus sueños y alcanzar un mejor estatus con “calidad de vida”. Sin considerar que están pagando un costo demasiado alto.

En tiempos de modernidad se concibe a la sobre-explotación personal como un sinónimo de éxito y realización personal. Lo cuál ha contribuido al aumento de las enfermedades psicótico depresivas. Instaurando el inicio de una nueva generación con gran cantidad de recursos económicos, pero sin bienestar físico-emocional para poder disfrutarlo.

La ansiedad excesiva es uno de esos tantos padecimientos que está enriqueciendo a las clínicas psiquiátricas en todo el mundo. Debido a que la cantidad de personas con esta patología mental va en aumento, especialmente en los países desarrollados e industrializados.

Convivir con un paciente de ansiedad excesiva es todo un desafío, debido a que no solo ellos pierden su tranquilidad emocional. Sino también todo su entorno como consecuencia de síntomas psíquico-fisiológicos, a través de los cuales se manifiesta esta patología mental.

¿Qué es la ansiedad?

Según especialistas, la ansiedad se define como un mecanismo natural adaptativo. El cuál nos permite responder de forma inmediata ante situaciones de peligro como también de angustia e irritabilidad. 

Esta respuesta de anticipación involuntaria, posee una función biológica relacionada con la supervivencia y otras emociones instintivas básicas.

Experimentar sentimientos de ansiedad en niveles moderados, puede considerarse como una buena señal de salud mental. Debido a que nos ayuda a mantener la concentración y afrontar los retos que se nos presentan de forma adecuada.

La ansiedad se considera desproporcionada, cuando se presenta en momentos inoportunos donde hay una ausencia de peligros visibles. Por tanto, interfiere en el desarrollo de las actividades comunes con normalidad.

Las causas que conducen a crisis de ansiedad son diversas. Las cuáles están estrechamente vinculadas al entorno cotidiano del individuo (presión en el trabajo, situaciones familiares, conflictos… entre otras).

Sin embargo, también existen aquellas que son generadas por escenarios poco frecuentes en la vida considerados como desgracias e infortunios. Que no resultan nada agradables para quien le toca vivirlos, trayendo consigo secuelas nocivas con el pasar del tiempo que perjudican severamente a nivel emocional. Volviendo más propenso al individuo a padecer este tipo de trastornos.

A pesar de los grandes avances socio-científicos y tecnológicos de nuestra sociedad, aún sigue existiendo un profundo analfabetismo emocional en muchos aspectos de la vida como seres humanos. Debido a que no hemos aprendido a evolucionar desde una perspectiva holístico (Cuerpo-mente-espíritu) sino terrenal. Desplazamos a nuestro bienestar personal como individuos ante las necesidades o exigencias económicas y sociales actuales.

No hay que negar que se haya rotos muchas barreras y tabúes, dando lugar a una nueva era con ciudadanos más abiertos y objetivos. Sin  embargo, el escepticismo para abordar estas patologías mentales como un problema de salud publica. Continua siendo frecuente y aún más en algunas naciones del mundo, donde las creencias religiosas son las que imponen el código ético que rige su estilo de vida.

La infancia y juventud suelen ser determinantes en la vida de cualquier individuo. Debido a que en estas etapas se suscitan no sólo cambios físicos, sino también psicológicos. Debido no solo a que comienzan a explorar nuevos horizontes para forjar un carácter que les define sus gustos e intereses por el mundo que nos rodea. Sino también porque todo lo que aprenden mas las experiencias, conflictos, problemas y todo aquello que observan se queda grabado en el subconsciente.

Todo esto conduce a una nueva etapa del desarrollo psicológico. Donde se presenta una transformación casi radical de la forma de pensar e interpretar todos los estímulos externos e internos. Los cuáles deben ser afrontados con la mejor actitud, pero para esto se requiere del apoyo tanto de los padres como también del entorno socio-familiar que les rodea.

Al no suceder de esta manera, estaríamos en frente de personas con serios problemas de adaptación al mundo exterior e inevitablemente propensos a desarrollar ciertas patologías mentales.  Como la ansiedad excesiva, la cuál puede ser un perfecto canal de conducción a otras enfermedades emocionales más graves como la depresión. E incluso a pequeños estados de alteración nerviosa a nivel general.

Los síntomas que corresponden a trastornos de ansiedad son de suma peculiaridad, siendo los temblores e intranquilidad como los más comunes, seguidos de sudoración, gesticulación física inusual y taquicardias. En el caso de las personas de tercera edad e hipertensos, una crisis de ansiedad puede provocar accidentes cerebro-vasculares e infartos, produciéndole la muerte súbita a quienes la padecen.

Si observamos que alguno de los individuos de nuestro entorno cercano, presenta estos síntomas de manera constante, acudamos de manera inmediata a buscar ayuda de un profesional. Porque estaríamos en frente de una condición patológica dañina. La cuál puede afectar severamente su vida social e incluso, con llevarle a un aislamiento obligatorio por motivos de seguridad.  

Este artículo servirá como guía para formar e informar a la ciberaudiencia sobre los trastornos de ansiedad. Brindándole la oportunidad de conocer los mejores consejos para combatir esta patología de una manera eficaz. Para actuar a favor de ese amigo o familiar que se torna tan intenso porque es muy ansioso y que requiere de tu ayuda para superar esta condición.

>>No te pierdas este magnífico curso<<

CURSO GRATUITO ONLINE DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y MINDFULNESS

Ir al curso GRATIS >>

5 consejos para combatir la ansiedad:

1.- Vive el presente con armonía:

La ansiedad es producto del exceso de esperanza en el futuro, especialmente por las diversas condiciones que acogen al entorno. No obstante, no es bueno estar pensando en el pasado sintiendo culpa por lo que hiciste o dejaste de hacer o bien lo que te hicieron.

Tampoco adelantarse al futuro  y pensar en lo que puede suceder o no con ansiedad pensando en lo peor. El futuro no está escrito y tú eres quien lo puedes forjar con tus deseos y pensamientos, pues somos lo que pensamos y atraemos todo aquello en lo que nos enfocamos todos los días. Tanto lo bueno como lo malo.

Que ni las peores crisis económicas o los inestables escenarios geopolíticos de tu país, te quiten esa tranquilidad interior tan importante para mantener el equilibrio emocional.

Cada cosa en este mundo terrenal se concibe según el tiempo y momento idóneo, debido a que lo ha de suceder por designios del destino, terminará ocurriendo sin necesidad de intervención alguna.

Deja de preocuparte tanto por lo que vendrá después y vive cada momento de tu vida como si fuera el último, porque no sabemos cuál es nuestra fecha de caducidad.

Solo debes tener fe en que ocurrirá todo aquello en lo que deseas sin esperar con Ansiedad que ocurra, pues el universo se encargará de hacerlo realidad.

2.- Practicar actividades de Ocio de manera frecuente:  

Ante tantas angustias y preocupaciones de la cotidianidad, resulta imprescindible un momento de relax para no perder la cordura. Relajarse y despejar un poco la mente es vital para continuar con el agobiante ritmo de vida al que estamos sometidos como sociedad, el cuál nos empuja a un punto de Asfixia.

Dispón de un fin de semana con tus amigos o familia para darte esa merecida escapada esos lugares tan fantásticos, los cuáles te harán sentir en otra dimensión.

Desconecta tu mente de todo el mundo exterior durante estos días, brindando tiempo de calidad a quienes te rodean para poder compartir con ellos y disfrutar de inolvidables momentos. Además de buscar momentos para conectar contigo, en silencio para escuchar a tu yo interior, a ese niño que todos llevamos en nuestro interior.

Y sobre todo conecta con tu espíritu-superconsciente, sí, tu superconsciente o también llamado Subconsciente que rige el 98% de lo que hacemos cada día.

Aprende a experimentar cosas nuevas, debido a que esto te permitirá ampliar tus horizontes como individuo, haciéndote sentir pleno contigo mismo.

3.- No cargarse de pensamientos negativos.

Las cosas suceden con un propósito, porque nada en la vida es por causalidad. Los episodios terribles son desagradables al inicio, generando un impacto negativo en el estado anímico, pero más allá de lo perdido o ganado, recuerda que somos seres humanos y nacimos para aprender. Y siempre tras un gran fracaso hay un gran aprendizaje que nos conduce al éxito en la vida. Depende de ti que lo aproveches o no…

Mantén una actitud positiva ante las adversidades, porque eres lo que atraes y si vives en un constante estado de queja o lamentación. Es muy probable que tu mala situación no cambie, aún cuándo físicamente trates de hacer hasta lo imposible.

Cada uno es lo que atrae, considerando el gran poder de la mente para hacer posible un simple pensamiento en una gran realidad.

Al mal tiempo buena cara, aprende a sonreír en todo momento y sobretodo pensar en positivo, porque hasta el problema más difícil es de fácil solución. No te preocupes tanto sino ocúpate en lo que realmente es importante. Solo confía y ten fe. Obra con amor y esperanza en todo momento… Y la paz y armonía vendrá a ti 😉

4.- No temas expresar tus sentimientos y emociones.

Somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que callamos. A veces, estamos tan atados a un modelo social tan perfeccionista. Que nos olvidamos de nuestra condición de humanos mortales con sueños e ilusiones, como también debilidades y fallas a corregir.

Las apariencias junto con “el que dirán” son los motivos principales para quedarte callado ante situaciones de cierta molestia e incomodidad, sin considerar que el éxito de una buena relación es la constante comunicación.

Aprende a decir lo que sientes con naturalidad, expresando tus sentimientos sin sentirte culpable porque fijar posturas no es ningún delito.

Evita retener emociones, debido a que esto puede llevarte a severos estados depresivos, así como herir a quienes te rodean por tu poca personalidad.

5.- Lleva con calma tus ocupaciones y no te sobrecargues más allá de tus capacidades.

Todo en exceso es malo, pues en la vida es necesario el equilibrio para que todo funcione correctamente.

Estamos tan ansiosos por llegar más lejos e imponernos en la cima de la meta. Dejamos a un lado otras cosas de mayor relevancia como personas, debido a que son parte de una vida sana emocionalmente.

La armonía y tranquilidad son una de esas cosas, las cuáles son arrebatadas por las ocupaciones de la cotidianidad.

Ser organizados y persistentes planificando nuestro tiempo son excelentes aliados para mantener todo en orden, evitando niveles de ansiedad excesiva con posibles crisis nerviosas.

Aprender a tener carácter en tu entorno, manteniendo tu vida laboral al limite saludable porque tanto sobrecargo de trabajo, puede hacerte ascender económicamente pero descender emocionalmente a lo más bajo.

Trata de ser lo más organizado posible con tu trabajo, procurando ser lo más productivo posible para que nada se te acumule.

Prioriza tus tareas diferenciandolas entre importantes, no importantes, urgente y no urgentes. Y da prioridad a las mas importantes e urgentes, pues a veces hacemos cosas menos importantes y dejamos para el final las que si lo son. Nos abandonamos a la procastianción dejando todo para mañana y postergando tareas que nos desagradan, generando una gran Ansiedad y culpabilidad. El secreto es hacer las tareas que menos nos gustan y que son urgentes lo 1º.

Por otro lado, es menester que como persona sepas tomar decisiones de manera decidida. Contando con tenacidad suficiente para responder ante los caprichos de cualquier jefe o superior de cargarte con responsabilidades que no son tuyas, las cuáles sólo te mantendrán en un constante estado de estrés.

Aprende a decir NO. Y no asumas cargas ajenas porque cada quién es lo suficiente grande para asumir sus obligaciones. Si sientes que algo sobrepasa tus capacidades como ser humano, no lo aceptes. Porque tanto agotamiento físico y mental es impagable con cualquier cantidad de dinero.

Espero que este artículos haya sido de gran ayuda. No olvides compartir en las redes sociales y así podremos entre todos ayudar a más gente por todo el mundo.

Escribe un comentario y podremos ampliar la información con mucho y seguro que solucionaremos mas problemas 😉

Gracias, gracias, gracias…

P.D. No te pierdas este magnífico curso:

CURSO GRATUITO ONLINE DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Y MINDFULNESS

En este curso online de 4 videos GRATIS Aprenderás…

  • Qué es y cómo sanar tu cuerpo con la alimentación consciente y mindfulness
  • Cómo liberar tu cuerpo de toxinas y cómo hacer una correcta combinación de alimentos.
  • ​​Los beneficios de la dieta alcalina y los peligros para la salud de acidificar la sangre.
  • ​​La Des-naturalización de los Alimentos y las consecuencias para la salud

Ir al curso GRATIS >>

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Anorexia y Bulimia: Los enemigos silenciosos de la adolescencia

LAS CAUSAS DEL HAMBRE EMOCIONAL

 

 

2 comentarios en “5 consejos para combatir la ansiedad excesiva sin morir en el intento.

Deja un comentario